Navidad Entre Maniquíes

imagesCASR6UCU

 

Que rígida estás,  dejaré tú mano aquí y el brazo encima de la mesa. Te pondré un pantalón de cuero color negro, y un top de lentejuelas espectacular, con un fular de gasa verde. Te dejaré estupenda, lista para el desfile.

Serás la envidia del centro y la reina entre todas ellas. Y a ti que  miras de reojo, también te vestiré. Cómo pesas, no puedo bajarte de aquí, tú apariencia engaña.  A ti no hace falta quitarte los brazos. Tú llevarás un vestido cruzado de color negro y un collar de bolas en plata. Y podrás acompañarla,  las dos luciréis vuestras mejores galas haciendo distinción de vuestra firma.

Sabéis  que os encontrareis con otras muchas, pero ninguna de ellas como vosotras. Susurraba Yolanda mientras daba los últimos retoques a los dos maniquíes. Solo me queda poner unos alfileres en el bajo de tu vestido, para que puedas lucir esas bonitas piernas, y estarás lista en unos segundos. Y a ti te diré una cosa, mantente menos rígida y muévete con soltura si quieres ganar algún premio. De lo contrario vendrás con las manos vacías.

La ropa que os he puesto es perfecta para el desfile y en estos días de Navidad es bastante comercial, y así el jurado se fijará mucho más. Ya estáis listas para salir a la pista. Solo tenéis que poner una bonita sonrisa, y el premio a la mejor maniquí  de estas Navidades será vuestro.

¡Suerte!

Anuncios

¡¡Olééé!!

feriade abrilSevilla -2013 (popurrí de canciones) que arte.

Pasa la vida, pasa la vida, y no has notado que has vivido cuando pasa la vida, tus ilusiones y

tus bellos sueños… todo se olvida…

A bailar a bailar alegre Sevillana, todo el mundo a bailar a bailar a bailar, ven conmigo a bailar la feria se ilumina con tu belleza…

EL amor es un viento, que igual viene que va, se muere al momento, y vuelve a resucitar, si me enamoro algún día, me desenamoraré. Para tener la alegría de enamorarme otra vez.

EL vino que tiene el vino, que alegra las penas mías, es la llave del olvido, que abre la puerta de la alegría.

Tócala, tócalas  palmas, tócala, tócalas con mucho son, toca guitarra, toca palillo, toca la flauta, toca el tambor. Baila gitana con ese duende español.

La guitarra española va, va, corteja de castañuelas tócala. Va con mantilla y peineta con mantilla va, o con su bata de cola.

Va con el arte en sus manos va, con el arte va, en sus pies y en sus desplantes.

Mírala cara a cara que es la primera… que es la primera, mírala cara a cara que es la primera…mírala cara a cara que es la primera, que es la primera, y la vas seduciendo a tu manera.

Esa gitana, esa gitana, esa gitana se conquista bailando por sevillanas.

Abrelata

Cuando mi prima Florita estaba tranquila, serena y relajada, sus ojos miraban sus manos empezando por  su palma izquierda, el dedo de la mano derecha la tocaba y recorría sus líneas  en ella se podía ver unas más largas otras más cortas incluso algún callo que otro, y una pequeña cicatriz debajo del dedo índice. Esa corte le hacía ver en su mente vagos recuerdos de su infancia.  Aunque ese si lo pudo distinguir con claridad. Una lata de atún fue lo primero que le vino a la mente una tienda pequeña, muy limpia y con pepitos de chocolate dentro de una caja encima de la estantería a la derecha de la puerta de la entrada. Entró una gitana y se oyó una voz que decía…despachar ¿? ¿Quién hay? Debajo del mostrador salió mi prima Florita, apenas se le veía la cabeza, de lo chica que era, no por su baja estatura, si no por su corta edad. Le dijo hola que ¿quiere? La gitana dijo… cuarto y mitad de escabeche ella ni corta ni perezosa cogió el abrelatas manual  y en escasos  tres segundos su dedo estaba sangrando.