Rueda mundo

Captura de pantalla 2011-02-02 a las 01.26.50En lo alto de la colina rodeado de pinos, sauces llorones y los rayos del sol atravesando tu piel, allí te encontrabas tú, y era tan grande la alegría de la que disfrutas que una y otra vez regresas a caer cuneta abajo, sin importarte que al llegar al lago lleno de patos y rodeado de cactus te acabarás pinchado. Aún así, no te importaba solo rodar y rodar y percibir que eras libre cómo él polen cuando vuela ensuciando todo él patio, y apareces con toda la chepa llena de pinchos clavados, porque eras giboso pero eso a ti tampoco te importaba. En realidad aquella mañana pocas cosas te importaban. Tan solo tu destartalada bici llena de tierra mojada y alforjas vacías. Porque era lo único que te quedaba, sin embargo así estabas alegre. Te habías quitado el mayor peso pesado de toda tu vida. Aquella mujer de pelo azabache te estaba quemando él alma. Y decidiste apartarla del camino y tirarte al monte y entonces nada te importaba tan sólo el saber que eras feliz.

Anuncios

Bachata

                             BACHATA

¡!Buenos días!!Entró diciendo María la profesora de aeróbic, con sonrisa jovial, simpática y dulce, aquella mañana lluviosa y de frio invierno en aquella sala grande, con suelo de madera ventanas enormes, y mil espejos por todas las paredes. Acercándose a la mini cadena de música para poner el Cd. Al fondo de la sala se ve muchas chicas, preparadas para empezar la clase, muy bien ataviadas, con mallas ajustadas, calentadores de rallas y camisetas de tirantes, y pelo recogido. María dijo vamos a comenzar la clase, con algo nuevo, diferente, y mucho movimiento de cadera. Claudia escuchaba con muchísima atención, porque todo aquello que decía la profesora no le  cuadraba mucho, mientras María seguía hablando, Claudia la miraba  con ojos grandes sin parpadear, y en su pensamiento solo ella podía ver la palabra BACHATA, una y otra vez, y en su interior se oía no por dios bachata no, no sé … no sé , que ridículo hare . No sabía si irse, en ese mismo momento, o quedarse. Aunque tampoco se atrevía a irse y dejar a la profesora con la palabra en la boca. Su frente acabo sudando del calor que le produjo aquella situación incómoda el tener que decidir entre dos opciones. Llego a la conclusión , que si se iba no aprendería, y si de lo contrario se quedaba algo bueno sacaría.imagesCAGDT2GW