Bruja

brujaaCon ilusión y alegría empieza su vagar, ¿a dónde la llevará?… al más allá. Deja volar su imaginación, se adentra en un mundo desconocido, pero a la vez fascinante, el cual le permita expresar y decir lo que su humilde corazón le dicta sin dañar ni perjudica. Solo imaginar, crear en su pensamiento cosas reales o irreales.

La dulce bruja, como la llaman sus amigos, una bruja muy piruja en algunas ocasiones, pero bella persona como la que más. Con su escoba larga pasea, por cada rincón de su grandiosa casa, de un lado hacia el otro, dejando un suave perfume por cada rincón . Mientras, su gato la mira de reojo, y de vez en cuando la maúlla para llamar su atención. Sabe que su gato la requiere,pero ella no le da importancia.

Afila sus uñas en puertas y sillas todas las noches del año. Este gato nunca cambiará, y cuando se dé cuenta… será tarde ya.

Un tipo desagradable

El Grito De Edvard Munch
el-grito-munch ¿Cuál hubiese sido el tuyo?

“ESTE  FUE EL MIO”

Era una fría tarde de invierno. Acababa de dar fin a una clase bastante más compleja que de costumbre. Me encontraba acompañada en el descansillo, a la espera del maldito monta cargas. “Con suerte evitaré bajar ciento cuatro peldaños”. Dije para mis adentros. Mientras tanto, me permití el antojo de echar un vistazo a mí alrededor. Aquel portal estaba descuidado, tenebroso y un olor nauseabundo penetraba mi curva nariz. Aún así, caminé sigilosa cubierta de pánico por aquel estrecho pasillo con las paredes impregnadas de mugre. Acabado el pasillo me encontré, una puerta roída y descerrajada  en la que pude observar, que por una rendija se escapaba un fluido viscoso color rojizo. Me acerqué  dispuesta a untar él dedo sobre aquella pasta pegajosa, pero  una voz  me lo impidió.

“¡Vamos, ya está aquí!”

En ese momento me encontraba tan inmersa en descubrir lo que había detrás de aquella  puerta, que por un instante  olvidé al compañero. Sacudí la cabeza para volver en sí.

“Baja sin mí” –dije en tono elevado y seguro.

La polea  descendió, entonces pude confirmar que él compañero había admitido mis palabras. Con decisión y sin hacer ruido empujé aquella puerta, una bocanada de aire podrido azotó mi cara provocándome una arcada.  La oscuridad era enorme, a tientas pude imaginar que me hallaba en un espacio reducido de menos de dos metros. Con la suela de mis zapatos pegadas en vomito, encendí el mechero para orientarme, de nuevo otra puerta, está permanecía entre abierta, y decidí colarme. El olor era el mismo, pero ya no tenía nada que vomitar. Asustada me escondí tras él sofá, lleno de telarañas en aquella cochambrosa y ruin habitación. Escuché varios quejidos y no precisamente de placer, me arrastré a gatas hasta  la pared, rasqué con la uña en una de las grietas de la  encalada pared, hasta llegar hacer un pequeño agujero.  Lo reconocí nada más verlo, aquella cara pálida, ojerosa y esa chaqueta azul oscura casi negra, llena de caspa, no sé correspondían con él conserje que yo conocía. La conducta me sorprendió; aquellos insultos acompañados de bofetadas, golpes y patadas hacía aquella pobre mujer indefensa, me lleno de rabia e impotencia así que me acerque despavorida hacia la habitación contigua y grite:

“¡Maldito, déjala ya!”

Él conserje quedó asombrando al verme allí, y se abalanzó sobre mí.  Como pude me defendí y cuando le tuve a mano coloqué una bolsa de plástico en la cabeza, y le oprimí con fuerza hasta hacerle caer rendido…

Apuesta- Remolino

Viernes creativo: escribe una historia

El Burning Man Festival es un acontecimiento artístico que se celebra al final del verano en el desierto de Nevada. Durante una semana, los participantes conviven en una ciudad efímera y desarrollan su creatividad en numerosas actividades. El fotógrafo Victor Habchy estuvo en su pasada edición y se trajo un buen puñado de fotografías.

¿Qué historia os sugiere estas fotografías?

The-last-Burning-Man-festival-through-my-eyes22__880

          Apuesta

Ninguno de ellos imaginó, que el pequeño Tomás acabaría ganando la carrera.

                 The-last-Burning-Man-festival-through-my-eyes3__880

Remolino

El circo del Señor Aniceto había llegado a la ciudad.  Recuerdo, que  todos mis amigos iban a contemplar, aquella actuación. Todos menos yo. El miedo me obligaba a meterme bajo la cama, y aún con el paso de los años, he de reconocer, que todavía no lo he superado.

https://elbicnaranja.wordpress.com/

 

 

Majareta

 

VIII Edición de Relatos en Cadena

20060515111947-falsedad

Majareta

A nadie se le ocurrirá que solo quiso volar, como antes…

A nadie se le ocurrirá que solo quiso volar, como antes. Yo no estaría tan seguro. Floren, sería capaz de eso y de otras cosas más. Pobre ingenuo descerebrado. En el  último encuentro,  estaba recortando  alas de cartón y ciertamente,  lo deje pasar por alto. Me arrepiento. Nunca hubiese podido llegar a imaginar, que acabaría cazando moscas.

http://escueladeescritores.com/concurso-cadena-ser/

Dominio

Viernes creativo: escribe una historia

Todo lo que puedes esperar del arte japonés (refinamiento, preciosismo, una manera delicada de entender la perversión) lo puedes encontrar en las ilustraciones de la japonesa Ozabu. ¿Qué historia te cuenta este dibujo?

ozabu

Dominio

Si hubieses sido bueno conmigo, ahora no tendrías que verte a sí.  Todavía estás a tiempo de retomar lo perdido. De lo contrario, volveré a usar mis poderes.

https://elbicnaranja.wordpress.com/

 

Éxito

 

 

De nuevo vuelvo a la carga je je. Bueno, en realidad nunca lo he dejado. Sin embargo no he publicado. A veces, solo a veces, es bueno tomar distancia.

Aquí os dejo mi pequeño relato:

(La parte más significativa de un iceberg es la que no se ve).

felicidadprimero

 

Después de aplicar una ducha de agua fría, se miró en el espejo y cubrió el cuello con un pañuelo de seda en tonos purpura, cómo si el invierno hubiese llegado. Se sentó en una silla de hierro cuyo asiento estaba roto, y esperó en la habitación. Una voz agradable la invitó a acomodarse en la  cama. Aurora resignada accedió, no era  la primera vez. Cuando se encontraron  cerca  el uno del otro, él caballero de pelo canoso dijo: “Bonito pañuelo el suyo” A lo que Aurora ruborizada contestó: “Gracias, un cliente me lo regaló”. “Debería quitárselo” Y empujó la cama hacía la puerta. Aurora cerró los ojos y confió en el nombre bordado. Era un nombre poco común, sin embargo a ella le resultó familiar. Por los pasillos corrían  las batas blancas. Ajenos, se dispusieron a entrar en la sala, fría cómo un témpano. Aurora castañeó  los dientes y seguidamente percibió como si el aguijón de una avispa le hubiese picado, y poco a poco quedó dormida. Después de la intervención los nódulos tiroideos alojados en el cuello, desaparecen. La operación resultó  ser todo un éxito. A continuación colocó el pañuelo de seda en tonos purpura.